El 17 de marzo, con las primeras medidas de aislamiento obligatorio dictadas por el gobierno nacional en el marco de la pandemia, la organización decidió emprender una campaña para contribuir con las necesidades básicas de las trabajadoras sexuales, vendedores informales y sus familias.

¿Has pensado en las personas cuyo trabajo depende de la informalidad y no pueden quedarse en sus hogares a pasar la cuarentena? Las trabajadoras sexuales de Medellín están en una situación de riesgo constante, pero durante la cuarentena obligatoria estuvieron más expuestas que nunca.

La mayoría de quienes ejercen este oficio viven en condiciones de pobreza y subsisten con ingresos diarios sin ninguna garantía laboral. Por eso, durante el aislamiento preventivo obligatorio se convirtieron en un grupo de extrema vulnerabilidad al no poder trabajar en el espacio público y no contar con otros ingresos para su supervivencia.

Con las donaciones de todos ustedes, a la fecha ya logramos impactar 4,000 personas, entregar 2,500 mercados familiares, entregar 1,000 auxilios de alojamiento, repartir 800 kits de autocuidado y recolectar un total de alrededor 350,000,000 pesos.

(Puede consultar aquí el reporte de la campaña: adjuntar PDF)

La crisis sigue, no sabemos hasta cuándo durará la contingencia y por ello debemos continuar uniendo esfuerzos poderosos para garantizar la seguridad de una de las poblaciones más desprotegidas de la ciudad. La campaña de Putamente Poderosas no para y tú puedes sumarte y hacer parte de ella.

Dona Aquí
Abrir chat